Irlanda, Parte 2. Del hermoso oeste a la noche de Dublin

 


 

Los irlandeses tenían un trabajo difícil. Mis expectativas antes de venir eran altas. Realmente muy altas. Quienes me conocen desde hace unos cuantos años, saben que es un país que me llamó la atención siempre. Su cultura, su música, sus paisajes y sobre todo, la personalidad característica de su gente, fue por varios años una atracción casi magnética para mi. Ellos no sabían de esto y eso se los hacía aún más complicado. Quizás, si les hubiese avisado con más tiempo que estaba por ir, los irlandeses podían prepararse mejor.
Pero no, no les avise. Y aún así, llegué con una gran exigencia, esperando como mínimo quedar literalmente fascinado.

Salí del pueblo portuario de Dingle con una sonrisa de oreja a oreja. Mis expectativas se estaban cumpliendo a la perfección.
Sabía bien que los campos verdes, las ovejas, los acantilados y las vistas panorámicas que había visto hasta el momento no se iban a ir de mi cabeza en un largo tiempo. Aún cuando se que este viaje va a ser largo, estoy seguro que Irlanda no va a ser sólo un país más.

Cuando caminaba nuevamente por las rutas esperando al próximo conductor que accediese a llevarme, sentí algo que no recordaba haber sentido en muchísimo tiempo. Es más, no estaba seguro de haberlo sentido anteriormente. Fue algo natural, probablemente producto de la satisfacción que tenía en el momento y de la tranquilidad de estar sólo, parado sobre la banquina, con nada más que mis propios pensamientos.

Por primera vez, caí a cuenta que no había absolutamente nada que me preocupase. Nada. Cero. Ni a corto ni a largo plazo. No había trabajo, ni parciales ni finales, nada que preparar para la semana siguiente, nada con una fecha límite. Nada. No podía considerar cosas como “¿qué voy a comer hoy?” o “¿donde voy a dormir esta noche?” como preocupaciones reales, así que la sensación de felicidad era total.
Y darme cuenta de eso, además de obviamente alegrarme, me llevó a una reflexión. En más de 20 años, ¿recién ahora me sentía sin ninguna preocupación? Algo definitivamente no estuve haciendo bien. ¿Qué piensan ustedes? ¿Por qué nos preocupamos tanto por las cosas? Siempre hay algo que solucionar, o unas cuotas, un alquiler, conseguir el dinero para comprar algo, un exámen o los problemas cotidianos de un cansador trabajo, que muchas veces es sólo para el gran beneficio de otros.
Embarcarse en un viaje así puede que sea la manera más sencilla para dejar toda preocupación atrás, pero que lindo sería poder lograr algo así en nuestro propio lugar, ¿no? En una de esas, parece más difícil de lo que realmente es, y es sólo cuestión de relajarse, cambiar nuestras prioridades y el tiempo que ocupamos en ellas…
 
 
 
Oeste Irlandés:
 
 
 
Katie y su esposo, una pareja de irlandeses, despejaron mis pensamientos al detenerse unos metros delante mío. Otros incansables viajeros, la conversación nos llevó por lugares tan distantes pero hermosos como Laponia, Australia, Egipto o nuestra querida Patagonia. Ese entretenido viaje reflejó perfectamente lo lindo de viajar haciendo autostop (“haciendo dedo”). No es sólo por el costo, sino principalmente por las fantásticas personas que se conocen en el camino. A ellos les seguirían un criador de galgos para carreras, un albañil y un policía, todos irlandeses. El último me dejó en una intersección de rutas. Una iba hacia la ciudad de Galway, la otra llevaba a varios pueblitos, con destino final a unos acantilados que visitaría unos días después.
Aunque les acabo de contar cual ruta tomé, en ese momento no sabía hacia donde ir. Ir a la ciudad era el camino más rápido y fácil por ser una autopista. El otro era más corto, pero con mas bifurcaciones. Me daba lo mismo. Preferí aprovechar otro de los beneficios del autostop, y dirigirme a donde vaya la próxima persona que se detuviese. Una estudiante polaca tomó la decisión por mi, y una hora después estaríamos llegando a Galway.

Siendo una ciudad típicamente estudiantil, puede que Galway sea la más atractiva de Irlanda. Bañada por las aguas de una bahía en la costa oeste del país, no tiene demasiadas “atracciones” para ver, pero sus callecitas peatonales, su aspecto medieval y su excelente vida nocturna, la hacen definitivamente especial.
Y además, está en una ubicación turísticamente estratégica. Es el punto de acceso a las Islas Aran, los parques nacionales de Connemara y el Burren, al monte más sagrado de Irlanda (relacionado con San Patricio) y a los increíbles Acantilados de Moher. En muchos de esos sitios, aún se habla el idioma gaélico, otro idioma de origen celta y casi tan complicado como el galés.

Galway de día

Galway de día


Galway de noche

Galway de noche

Me tomó 4 “aventones” recorrer el enmarañado mapa de rutas hasta esos acantilados, pero valió totalmente la pena. 8 km de un recorrido al borde de paredes de roca más de 200 metros de distancia al mar, te sacan completamente el aliento, y es por lejos el paisaje más famoso de la isla. Creo que en lugares como estos, las palabras nunca alcanzan, y aunque sea imposible trasmitirles la sensación de estar ahí, puede que las fotos sean la mejor manera de acercarlos a tan imponente lugar.
 
 


 
 

Me habían recomendado la vista de los acantilados durante el atardecer, que en esta época del año es alrededor de las 21:30, por lo que me quedé mirando y esperando. Lo que no me dijeron es que para esa hora ya no habría servicios de bus de vuelta a Galway y que los pocos que quedaban en el lugar sólo volvían a pueblitos más cercanos. Anochecía en los acantilados y yo ahí, entre la fascinación por lo que acababa de ver y nuevamente con la innevitable necesidad de pasar la noche afuera, bajo las estrellas que comenzaban a brillar intermitentes en el nublado cielo irlandés. Dormir cerca del borde era quizás más aterrador que el cementerio donde había dormido unos días atrás, así que puse mi bolsa de dormir unos cuantos metros más adentro. No sea cosa que me ponga inquieto y se me dé por rodar un poco de noche, ¿no?

Atardecer en Moher

Atardecer en Moher

Dublin:

La tarde siguiente estaba llegando a Dublin, la capital de Irlanda. En el hostel me encontraría con 3 argentinos, los primeros que me cruzaba en el viaje. Estaban ahí buscando apartamento y trabajo, con la intención de quedarse ahí. No eran los únicos. Dublin parece ser una de las mecas de la inmigración europea, tanto que en muchos de sus barrios es difícil encontrar irlandeses. Aún siendo una ciudad agradable, por momentos parece una Londres en chiquito, así que no creo que refleje realmente la verdadera cultura irlandesa que se puede apreciar en el resto del país. Esto en realidad es exceptuando las muchísimas tiendas de regalos irlandeses desparramadas por la ciudad. En esas tiendas dan ganas de llevarse todo. Remeras, gorritos, tréboles, peluches de gnomos, decorados para los que tienen una barra de alcohol en su casa, cds de música irlandesa, tazas y chopps, que vienen en la versión verde típica del país y en la versión negra con el logo de la marca de cerveza Guinness, ícono comercial de la ciudad. Por suerte mi viaje no me permite comprar todas esas cosas y cargarlas, así que tuve la excusa perfecta para resistirme a la tentación.

 
 


 
 

Pero todo cambia de noche. Bares, bares y más bares cubren barrios enteros. Uno en particular, llamado el “Temple Bar” (aunque es todo un barrio) es un espectáculo nocturno en sí mismo. La gente llena los pubs, boliches y claro, las calles también. Cómo casi todo cierra temprano (tipo 4am, al igual que en la mayoría del resto de Europa), la fiesta debe seguir afuera. Y así es como el sábado, tras el boliche, un horrible cantante pero relativamente buen guitarrista se puso a tocar por unas monedas, y la gente se fue acumulando alrededor. Nosotros, y otros cuántos borrachos y borrachas más que se fueron sumando, cantando y bailando por casi 2 horas, hasta que la policía pasó despejando la zona. Al menos esta vez, ¡no estaba durmiendo!

La noche de Dublin es una de las mejores que vi y disfrute hasta el momento. A los divertidos irlandeses nos sumamos los turistas en busca de fiesta, así que la combinación termina siendo increíble. Quizás la ciudad no representa mucho la cultura del país, pero sin duda la noche representa muy bien la alegría que uno epera encontrar.

Uno de los atractivos principales de Dublin es la fábrica de cerveza Guinness. Vendida en todo el mundo, es la cerveza negra por excelencia y la visita vale realmente la pena. El proceso de producción es interesante, también lo es la exposición de publicidades que tuvo con el tiempo, y la historia del Libro Guinness de los Récords, que fue comenzado por un director de la cervecería hace 50 años y yo nunca había pensado que tenían algo que ver.
Pero la joya del lugar está al final del recorrido. Un bar en el séptimo piso, con una excelente vista de toda la ciudad y con una pinta de Guinness de regalo. Te explican con servir la Guinness de manera perfecta, esperando 2 minutos a que se asiente y se vaya el gas, pudiendo ver el siguiente proceso:

 
 


 
 

Fútbol Irlandés:

Irlanda no se caracteriza justamente por su nivel de fútbol. El rugby o los deportes celtas como el fútbol gaélico (una mezca entre rugby y fútbol, donde se puede llevarla con la mano o con los pies, y se suman distintos puntos si la pelota pasa por arriba o por abajo del travesaño) o el hurling (otro deporte gaélico, el más rápido juego de campo con pelota que existe) son los preferidos por la mayoría de la gente. Los fanáticos del fútbol siguen la liga inglesa.

Pero surgió la posibilidad de ir a ver un partido de la primera división local. Cuando años atrás tuve esa suerte de “irlandemia”, solía seguir los resultados de un equipo del campeonato irlandés: el Bohemians de Dublín.
Así que aprovechando mi estadía en la ciudad, me dirigí al estadio para ver el partido Bohemians vs. Drogheda United.

La afición alentaba pero el partido se mantuvo en cero durante la mayor parte del primer tiempo, con unas pocas llegadas de cada lado. Pero en el minuto 37, el viejo truco de no terminar de construir la platea de la cancha, permitió que el sol poniente encandile al arquero rival, y Ryan McEvoy del Bohemians conectó una maravillosa volea de zurda, poniendo el resultado parcial en 1-0.

Golazo del Bohemians

Golazo del Bohemians

La euforia y algarabía local decantaron rápidamente en tristeza cuando 3 minutos después, y tras el cobro de una inexistente falta por la que los hinchas aún seguían protestando, los visitantes encontraron un afortunado rebote en el área y volvieron a poner el resultado del partido en tablas.

“Fish & Chips”, la comida típica de las islas británicas, era lo que pedía la afición en el entretiempo, para así combatir quizás la terrible combinación de frío y aburrimiento.

Un segundo tiempo chato, con mucho pelotazo y pocas llegadas, sólo fue interrumpido por la lesión y sustitución del arquero local, quién se fue aplaudido aún considerando sus pocas apariciones. Ni los esfuerzos ni el canto de los hinchas pudo romper el empate y 1-1 fue el resultado final del encuentro.

En realidad, debo admitir que el partido fue un embole y que traté de ponerle mucha onda al breve relato. Por lo menos, me llevé el recuerdo de haber estado ahí, una bufanda del equipo y una borrosa foto en la cancha:

Tras el partido del Bohemians

Tras el partido del Bohemians

Y así finalizaron mis días en Irlanda, tras más de 2 semanas y recuerdos imborrables. O en realidad, aún no terminaron del todo. El próximo destino será Irlanda del Norte, que aunque sea un país dependiente del Reino Unido, mantiene su conexión histórica y cervecera con sus vecinos del sur. ¡Unos días más en la isla verde! ¡Excelente! ¡Allí nos veremos en el próximo post! ¡Saludos a todos!

 

 

27 comentarios para Irlanda, Parte 2. Del hermoso oeste a la noche de Dublin

  1. Andrea escribió:

    No puedo creer que pasaste la noche en Moher!! Va a ser difícil superar esa! Besos!

    • Ariel Cassan escribió:

      Jeje Sí, sí… No me quería perder ninguna postal de Moher: de día, de tarde, atardecer, noche y amanecer otra vez. Ahora que ya me fui de Irlanda, ¡Muchas gracias por el mail con las recomendaciones! Creo que fueron mejores las tuyas que algunas de las que me dieron por acá! jeje
      Beso grande!

  2. Graciela escribió:

    Hola hermoso hijo!!! Cada post que escribis me da más ganas de conocer algun día no muy lejano esos maravillosos lugares! Me encantaron las fotos!!! Los acantilados, las campos verdes de tanta lluvia que reciben, parecen sacados de un cuento infantil…La foto de Glendalough, al sur de Dublin,es ideal para ampliarla y mirarla cuando tenés un día con muchas tensiones… re-relajante!!!y los bares y vida nocturna super atractivos. Lo que no me entusiasma tanto es que pruebes tantas cervecitas durante todo el día!!! Sabés que te quiero muchísimo!!! Segui disfrutando y… compartiéndolo con nosotros!!! Besitos!

    • Ariel Cassan escribió:

      Gracias má!! Me alegra que te gusten! Y no te preocupes, yo “bebo con moderación”. Y cuando “moderación” no viene, yo bebo por los dos. 😉

      Beso graaande!

  3. JANIRE escribió:

    MENUDO VERTIGO ESOS ACANTILADOS!!! ZORIONAK POR TU 1º MESECITO DE VIAJERO POR EL MUNDO :p BSS!!

    • Ariel Cassan escribió:

      Menudo vertigo!! Ya decidiste tu viajecito por Irlanda?
      Tengo que anotarme “zoroniak” a mi nuevo diccionario vasco. Supongo que será algo así como “felicitaciones”, no?

      Muxus para ti!!

  4. Diego Buzza escribió:

    “Por primera vez, caí a cuenta que no había absolutamente nada que me preocupase. Nada. Cero…”
    “.., así que la sensación de felicidad era total.”

    que te voy a decir querido..
    increible el viaje que estas contando (lo sigo desde el día 1) y mas cuando transmitis sensaciones como estas…

    hasta el proximo post!

    abrazo!!

    • Ariel Cassan escribió:

      Jeje muchas gracias Don Diego de la B (de Buzza)!! No sabía que eras un ávido lector del blog. Aunque Analytics me tira un par de visitas diarias desde Seattle, y no me sonaba que fuera Kartik!
      Che, mil gracias por el comentario! Yo sé que en el fondo, tenés la misma alma de viajero!
      Cómo anda la flia? Los niños?

      Saludos a los muchachos por allá! Abrazo!

  5. Lean escribió:

    Envidiable, ..lo que decís al principio de no tener ninguna preocupación, entiendo a lo que te referís con esa “sensación” de estar libre, no dependes de nada, y nada depende de vos, y esos son los momentos que haces lo que realmente tenes ganas, y nada mas que eso, y es excelente sentir esa verdadera libertad, creo que eso es la felicidad o por lo menos esta muy cerca..

    Seguí disfrutando!!

    • Ariel Cassan escribió:

      Muchas gracias Lean!

      La verdad que sí. Es una sensación que no recuerdo haberla sentido (quizás cuando era chico, no sé). Pero siempre después hay boludeces que todo el tiempo tenés en la cabeza. Algunas serán preocupaciones, otras ocupaciones, otras simplemente cosas que te andan dando vueltas en la cabeza y terminan siendo molestas…

      Vivir así un tiempo es genial! Una gran medicina para relajar el cerebro!

      Abrazo y gracias!

  6. Alfredo escribió:

    Querido Ariel , siempre es un placer leer tu blog con los comentarios de viaje .
    Me alegro mucho que Irlanda este colmando tus espectativas ,muchas, muy fuertes y de hace tiempo .
    Los paisajes de Moher , increibles , y la ultima foto , para un mural.
    Muy bueno eso de ir sin rumbo fijo y sin preocupaciones .
    Muchas veces la vida cotidiana te lleva a preocuparte por los diversos temas que se presentan,cuando en realidad, solo es cuestion de ocuparse , y el tiempo , solito , lo pone en su justo lugar .
    Muy lindo Dublin , ver esas callecitas , da ganas de disfrutar un buen tiempo por ahi .
    Te mando un gran abrazo y segui dandote grandes GUSTAZOS

    • Ariel Cassan escribió:

      Muchas gracias pá!!

      La verdad que el viaje anda viento en popa, y una vez liberado de toda preocupación, como dije antes, termina siendo una gran medicina para relajar el cerebro…

      Veremos que nos depara el camino para los próximos pasos!

      Abrazo grande! Saludos por allá, que por acá se los extraña a todos!!

  7. Pablo Nunez escribió:

    Aguante el boheminas!… próximo rival de River Plate 😀

    • Ariel Cassan escribió:

      Jaja y la hinchada que lo único que decía era “go bohs!” y “come on bohs!”.
      Necesitan un curso acelerado de cantitos de cancha argentinos. Hay uno de Capusotto que puede llegar a servirles! jeje

      Abrazo!

  8. Alfredo escribió:

    Asi que ahora te hiciste hincha del Bohemians ? muy bueno el relato , pero Ariel yo diria que te quedes con Boca , te va a dar mas satisfacciones, ja .
    Yo tampoco sabia que el libro de records tenia que ver con la cerveza, si veo , que como sigas clavandote cervecitas , vos vas a aparecer en el libro Guinness .
    Te mando mas abrazos y subi mas fotos al blog, que estan muy buenas y se disfrutan . Habias sacado mas del atardecer en los acantilados , No ? besos

    • Ariel Cassan escribió:

      Jaja el equipo de fútbol no se cambia. Recuerdo que me enseñaste eso de chiquito: “elegí el que quieras, pero después no se cambia”. Claro que después dijiste “yo soy de Boca, vos elegí el que quieras” e hiciste de la decisión algo más tendencioso. Pero por suerte, eras del mejor!! Así que estoy más que agradecido! 🙂

      Saqué más fotos, pero tampoco dá para subir todo… Subo las que me gustan, y después veré que hago con el resto! jeje

      Gracias! Abrazo grande!

  9. Dani Pizarro escribió:

    Envidio tu tranquilidad jaja!! el partido era parecido a los q jugabamos con marcial en educacion fisica?? o se parecia mas a los q jugabamos en Escuela deportiva con Marota?? jaja

    Gringo querido segui disfrutanto!!

    abrazo grande y cuidate mucho bestia!!!

    • Ariel Cassan escribió:

      Fenómeno! Muchas gracias!

      Digamos que era más parecido a cuando jugabamos al voley con Marcial, el tipo se daba vuelta, y empezaban los pelotazos…

      El estado físico de los tipos es bueno, pero de fútbol no entienden nada.

      Abrazo grande papá! Saludos por allá!

  10. gaby escribió:

    capoo..me encantatu viaje..espero que estes llevando bien las cuentas y las cervezas..jeje..te veo mas morochito por tanta guiness…che..viajo 1 mes a baires entre el 15.9 al 15.10 para que puedas hacer los calculos si pasas por aca..suerteeeee y nos vemos

    • Ariel Cassan escribió:

      Muchas gracias tío!! Creo que no estoy llevando ninguna de las dos, jeje.
      Qué bueno que viajes para allá! Yo si ando por la zona no será antes de octubre, así que te encontraré a tu regreso de Baires.
      Abrazo grande!!!

  11. gaby escribió:

    y de paso..si necesitas que lleve algo a casa, te venis antes,paseas…te dejo una llave de casa y me llevo lo que quieras para alla…abrazo

  12. nagooo escribió:

    Ooooohh, dublinnnn, jo que envidia!!!como me gustaria irrrr..je
    Si, zorionak=felicidades, en euskera ;P
    Muuuaakkkkk^^

  13. Nilda Graciela Pessagno escribió:

    Viendo tus fotos y recordando las que ví durante mas de 10 años, podría asegurar que las ciudades importantes de Irlanda no tienen vejetación, jaja… ni un mísero arbolito, ni una maceta con algo. Creo que tienen tanto verde que, tal vez un poco de cemento, les cambia la retina para no cansar!! ….
    Igual, es hermoso !!
    Gracias, Ariel !

    NIL

    • Ariel Cassan escribió:

      Grace (o ahora “Nil” también! Cuántos apodos!),
      Las ciudades de Irlanda como Dublin o Cork no me dieron la impresión de que representan fielmente el imaginario colectivo que tenemos de Irlanda! Lo mejor es dejarse perder por el resto del país y llenar las retinas de verde, ovejas, cerveza y música celta!
      Pero eso no quita el gusto de caminar por las callecitas de algunas de esas ciudades, que también tienen sus cosas interesantes!
      Como siempre digo, cada lugar vale una visita… al menos, por la gente que vive allí y que siempre vale la pena conocer!
      Un gran saludo, y gracias por seguir el blog!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *