Los rompe-estadios de Croacia y el parque de las cien cascadas

 


 

“¿Y ahora qué?”, fue lo primero que pensé cuando volví de despedir a Janire en el aeropuerto de Venecia. Los que hayan leído el post anterior, sabrán como había terminado ese capítulo de la historia.

El final de la “Odisea a dúo” que realizamos durante tres semanas me planteaba dos grandes problemas.

Por un lado, el golpe seco de la soledad era un cocktail difícil de tragar. Despedirse de una persona como ella, con la que se compartieron tantos lindos momentos y con la que se formó un sentimiento fuerte, siempre es duro, y más cuando la única alternativa a eso es volver a dejar huellas en solitario.

Y por otro lado, en todo ese tiempo, no me había puesto a pensar en absoluto como y por donde seguir camino. Dadas las limitaciones que marca la Unión Europea a los viajeros sin ciudadanía, tenía que “escapar” de la llamada Zona Schengen (básicamente, todos los países que utilizan el euro y unos cuántos más) en sólo un par de días.
Aunque nunca me gustó tener que lidiar con esa obligación matemática de contar los días de estadía, esta vez al menos me facilitaba la decisión al descartarme automáticamente algunas opciones.

Mi brújula marcaba como siempre hacia el este, y al oriente de Italia se encuentra la región probablemente menos turística del continente: La península de los Balcanes.

Esta zona, que poco a poco va recuperando su buena imagen al ojo internacional, fue víctima del conflicto bélico más sangriento en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Sólo hacen 15 años del alto del fuego (en la región de Kosovo, apenas hace unos pocos años si es que se puede considerar terminada), y estaba seguro que las cicatrices todavía no estaban del todo cerradas.

En toda nuestra travesía por el país, un plato típico me había esquivado todo el viaje, y en el último día, disfrutando el ansiado plato de spaghettis italianos y mirando las rutas posibles en mi mapa, decidí finalmente salir al día siguiente hacia la Antigua Yugoslavia, para recolectar esos testimonios de la gente que lo vivió en carne propia, y claro está, para disfrutar también del inmenso patrimonio natural y cultural que contienen esos países.

"La última cena" (en Italia, jeje)

"La última cena" (en Italia, jeje)

Un tren local, de esos con incontables paradas en el camino, me dejó en la frontera eslovena. Aunque cambiaba radicalmente el idioma y la cultura, Eslovenia aún es parte de la eurozona, por lo que mi estadía no podía estirarse mucho.

Tras recorrer un poco la ciudad fronteriza, Nova Gorica, encaré directamente a la capital, Ljubljana.

Si trataron de pronunciar el nombre de esa ciudad marcando acentuádamente las jotas, la pifiaron. Me enteré ahí mismo que todos los países integrantes de la vieja república comunista yugoslava, comparten el mismo origen lingüístico, y aunque por motivos sociales, políticos y de antiguos deseos separatistas prefieren llamar a sus lenguajes como “esloveno”, “croata”, “bosnio”, “macedonio” o “serbio”, al fin y al cabo todos son el mismo, el “idioma eslavo”, simplemente con distintos acentos.

Ya que iba a pasar unas cuántas semanas en la región, intenté hacer el esfuerzo de aprenderlo lo más posible, sabiendo que los idiomas que domino no me iban a servir demasiado por primera vez en el viaje.

Ljubljana entonces, se pronuncia casi como “Liubliana”, teniendo esas jotas un sonido muy similar a nuestras “ies”. La letra “c”, se pronuncia como una “ts”, así que la ciudad anterior también la estaba pronunciando erróneamente y debería ser “Nova Goritsa”.

Estación de Ljubljana. ¿Cómo la pronunciamos? "yeleznishka postaia"!!

Estación de Ljubljana. ¿Cómo la pronunciamos? "yeleznishka postaia"!!

La capital eslovena no destaca mucho por su patrimonio, pero aún así deja ver algunos lugares de particular colorido, sobre todo en su movida vida nocturna.

Puentes iluminados, incluído un (supuestamente) famoso “puente triple”, un barrio histórico pintoresco y un antiguo castillo custodiando desde la altura de un cerro céntrico, fueron los pocos detalles que me ofreció el corazón de Eslovenia.

Al parecer, el país cuenta con lagos y montañas fabulosas para las almas aventureras (como la región de Bled), y una serie de cuevas subterráneas plagadas de estalactitas (como Postojna o Skocjan), pero sin embargo, mi necesidad de “escapar” tendría que dejarlas para una futura visita.

La iluminada noche sobre el Río Ljubljanica, con el triple puente

La iluminada noche sobre el Río Ljubljanica, con el triple puente


El "puente de los dragones", Ljubljana

El "puente de los dragones", Ljubljana


El bonito centro de Ljubljana

El bonito centro de Ljubljana


Entrada al Castillo de Ljubljana

Entrada al Castillo de Ljubljana


Castillo de Ljubljana, el "Ljubljanski Grad"

Castillo de Ljubljana, el "Ljubljanski Grad"


Centro de Ljubljana

Centro de Ljubljana


Viejos barrios reciclados en Ljubljana

Viejos barrios reciclados en Ljubljana


Paisajes del interior de Eslovenia

Paisajes del interior de Eslovenia


Paisajes del interior de Eslovenia

Paisajes del interior de Eslovenia

El tranquilizador sello de salida en mi pasaporte otorgado en la frontera croata, me abría las puertas nuevamente a la posibilidad de viajar sin tiempo determinado, lentamente, como más me gusta.
Unas horas después llegaría justamente a una nueva ciudad capital: Zagreb.

En los últimos años, Croacia se convirtió en el destino secretamente preferido de una gran parte del turismo del continente.
Lejos de las majestuosas y particularmente caras capitales europeas, la costa croata ofrece los mismos paisajes del Mar Adriático que su contraparte italiana, sumado a un rico puñado de sitios naturales y culturales que se remontan al Imperio Romano.

En esta breve descripción de destinos que integran cualquier folleto turístico, la capital y ciudad más populosa, Zagreb no figura en ninguno de los itinerarios.

Dejada de lado por descarte ante la clara competencia de las demás atracciones del país, igualmente me resultó digna de ser visitada, aunque sea por unos días, para poder apreciar por primera vez las secuelas que la época comunista dejó en sus construcciones, caracterizadas por incontables monoblocks en deterioro, y unas cuántas iglesias interesantes que el antiguo reino que gobernó la región 800 años atrás dejó como testigos.

Mi primer imagen de Zagreb. Un tanto aterradora, pero ya cambiaría...

Mi primer imagen de Zagreb. Un tanto aterradora, pero ya cambiaría...


Plaza Principal de Zagreb, Croacia

Plaza Principal de Zagreb, Croacia


Callecitas de Zagreb

Callecitas de Zagreb


La bandera y emblema de la Republika Hrvatska (República de Croacia)

La bandera y emblema de la Republika Hrvatska (República de Croacia)


La pintoresca iglesia Saint Mark, Zagreb

La pintoresca iglesia Saint Mark, Zagreb


Detalle del techo de la iglesia St Mark, Zagreb

Detalle del techo de la iglesia St Mark, Zagreb


Como siempre, disfrutando de las cervezas locales: Ojusko, Croacia

Como siempre, disfrutando de las cervezas locales: Ojusko, Croacia


El plato más típico de la comida eslava: Cevapi con salsa ajvar y papas

El plato más típico de la comida eslava: Cevapi con salsa ajvar y papas

Fue justamente en mi hostel de Zagreb donde conocí a Johannes, un jóven alemán de Leipzig.

¡No no, por favor! ¡No piensen que tras lo de Janire me crucé de vereda!
Simplemente lo menciono porque sería la causa de una nueva divertida anécdota en la Odisea.

Tras pasar por las repetidas preguntas básicas del nombre, lugar de origen y demás, le pregunté el motivo que lo traía a Croacia.

Me he cruzado a muchos viajeros en este y otros viajes. Los que están de vacaciones, los que viajan por trabajo, los que se han tomado uno o dos años sabáticos y hasta los que terminan el servicio militar en su país y necesitaban un respiro.
Pero nunca escuché un viajero que hacía lo que él. Johannes viaja de ciudad en ciudad siguiendo partidos de fútbol, y luego vende sus reportes y fotografías a revistas alemanas. ¡Un nuevo y curioso tipo de viajero!

Me comentó que tras ver un partido en Zagreb, viajaba ese día a un pequeño pueblo de frontera llamado Koprivnica (¿Recuerdan como se pronunciaba la letra “c”? ¡Muy bien! “Koprivnitsa”, jeje) a presenciar un nuevo encuentro.

Se enfrentarían el equipo local (el Slaven Belupo) y un equipo al que por años le tuve mucho aprecio (debo aclarar, mucho antes de conocer a mi compañera de la “Odisea a dúo” y a mi otra amiga de allí, Nagore), el “Athletic Club” de la ciudad vasca de Bilbao.

Cuando estuve en su ciudad, era entre temporadas del campeonato y no pude ir a ningún partido. Su estrategia institucional de fútbol de cantera y su entrenador actual (querido por mucho argentinos entre los que me incluyo y odiado por otros tantos tras el fracaso en el mundial del 2002), Marcelo Bielsa, me hacían tener muchas ganas de verlo en directo.

En Bilbao, cuando visité el mítico estadio San Mamés del Athletic Club

En Bilbao, cuando visité el mítico estadio San Mamés del Athletic Club

No hizo falta que Johannes me lo ofrezca. No tenía planes, y si los hubiese tenido, fiel a mi deseo desestructurado respecto al viaje, los hubiese cambiado para ir. Me encanta la idea de que el azar decida mi camino y así, encontrarse una y otra vez ante situaciones inesperadas y nuevas anécdotas. Esta no sería la excepción.

Llegamos a Koprivnica unos minutos antes del encuentro. Era el momento de sacar las entradas, pero este jóven alemán me esperaba con la primer sorpresa de la noche.

¿Han visto la película hollywoodense, “los rompebodas” (Wedding Crashers en el idioma original)? En aquel cómico largometraje, los protagonistas tenían una estudiada estrategia para introducirse sin invitación a cualquier casamiento con la excusa de ser parientes lejanos de alguno de los novios, y aprovechar para comer gratuitamente y por qué no, conquistar a algunas de las verdaderas familiares o amigas de la pareja.

Excepto por lo último, Johannes y yo resultaríamos ser unos perfectos “rompe-estadios”:

“Entradas por favor”, dijo el guardia de seguridad primero en croata y luego en un pobre inglés.
“Somos periodistas y venimos de Alemania a cubrir el encuentro para la revista XXXX”, contestó Johannes en un inglés digno de la reina, conmigo asintiendo al lado suyo.

El guardia miró la credencial por un momento, mientras Johannes lo apuraba porque comenzaba el partido, credencial que luego con detenimiento yo vería que era totalmente trucha y fabricada caseramente.
Calculo que hablando con ese nivel de inglés (ojo, de repente yo también fui iluminado y me expresé como un lord), habrá pensado que realmente seríamos periodistas importantes y serios, y comiéndose lo de la tarjetita esa, nos dejó pasar sin problemas.
¡Era simbólicamente el primer gol del partido!

Johannes tenía realmente que hacer un poco de trabajo, por lo que entró al palco de periodistas, y yo me uní a la tribuna visitante, donde un puñado de hinchas vascos alentaba a su equipo a pesar de los chiflidos y (supongo) insultos de parte de la multitud croata.

Partido entre el Slaven Belupo de Koprivnica y Athletic Club de Bilbao

Partido entre el Slaven Belupo de Koprivnica y Athletic Club de Bilbao


Entre la hinchada del Athletic Club de Bilbao

Entre la hinchada del Athletic Club de Bilbao


La hinchada agita tras el empate de su equipo. 1-1

La hinchada agita tras el empate de su equipo. 1-1


El partido continúa, y el loco Bielsa, en su pose típica, mira atentamente

El partido continúa, y el loco Bielsa, en su pose típica, mira atentamente

El partido fue entretenido, finalizando curiosamente en una victoria 2-1 para el equipo local, pero que igualmente quedaba eliminado del torneo por el desfavorable resultado cosechado en el encuentro de ida.

Era ya de noche y el próximo tren a Zagreb salía varias horas después.
Intentamos nuevamente una fechoría, esta vez aprovechando mi inspiración.

Los hinchas vascos habían venido en un bus oficial, al lado del micro de los jugadores y entrenadores del club.
Me acerqué a una fanática de las que había conocido en la tribuna…
Aprovechando las clases de euskera que Janire me fue dando en todo este tiempo, la encaré en su propio idioma:

“Kaixo! Zer moduz?”, (¡Hola! ¿Cómo va?) fue mi carta de presentación.
“Oso ondo!, (Muy bien!) contestó sorprendida.
“Aurrera Athletic!”, le tiré como para seguirla.

Se río y me preguntó de donde era, ya que se supuso que no era vasco.

Pero la estocada final a la segunda estrategia “rompe-estadios” vino con mi nacionalidad. Al decirle que era argentino, como cualquier típica señora, se me puso a contar de familiares argentinos que ella tenía, ganándome finalmente su confianza.

Aunque hizo lo posible por buscarnos lugar en el bus, lamentablemente estaba lleno, pero igualmente el intento tendría sus frutos.
Nos invitó a pasar al sector destinado para ellos en el club, donde los jugadores y técnicos compartían los últimos momentos en la cancha antes de volverse.

El deseo que venía trabajando mentalmente en esos minutos, no tardó en llegar.

“¡Marcelo, Marcelo! ¡Acá, soy de Argentina!”, lo que captó la atención del técnico compatriota, que vino a mi encuentro.

Una charla de un par de minutos fueron suficientes para admirarlo aún más. Un tipo simple, simpático aunque no parezca, me preguntó que hacía en ese lugar tan remoto, riéndose de la idea de mi viaje por el mundo pero deseándome mucha suerte en el camino. Tras hablar un poco del partido y saludarlo nuevamente, accedió sin problemas a una foto histórica que guardaré para siempre.

La foto histórica, única e irrepetible: con el "loco" Marcelo Bielsa

La foto histórica, única e irrepetible: con el "loco" Marcelo Bielsa

Antes de irnos a esperar el tren, Johannes nuevamente utilizando algunas otras técnicas que claramente tenía bien estudiadas, logró meterse en el sector VIP de los agentes de la federación de fútbol, y obtener comida y bebida gratis para el regreso.

Los “rompe-estadios” de Croacia habían salido totalmente exitosos.

Tras el éxito de los rompe-estadios, con Johannes

Tras el éxito de los rompe-estadios, con Johannes

Ya que tanto se habla de las ciudades de la costa croata como destinos de increíble belleza, decidí que la brújula cambié momentáneamente al sur para visitar algunos de esos lugares.

Sin embargo, en la ruta había un Parque Nacional que por las fotos que había visto, no me lo podía perder, y opté por hacer una parada previa en esta maravilla natural:

Parque Nacional Plitvice, Croacia

Parque Nacional Plitvice, Croacia

El Parque Nacional Plitvice (¡Vamos! ¡No me fallen en ésta que estoy seguro que la “c” la pronunciaron correctamente!), también conocido como “el parque de las cien cascadas”, es un paraíso de inmensa belleza y colmó totalmente mis expectativas tras ver previamente sólo algunas de sus fotos.

Su particular ubicación, encerrada entre cadenas montañosas pero con un clima mediterráneo, los desniveles en la geografía producidos por los movimientos y la erosión, y la composición del terreno con mayormente piedra caliza y dolomita, crearon este increíble juego de lagos turquesas y múltiples cataratas que los conectan.
En total son 16 lagos y casi 100 cascadas, de donde bien el apodo. Aunque está prohibido bañarse en los lagos ya que es un patrimonio controlado, todos dicen que si te alejas un poco… ¡”no pasa nada”!

Recorriendo uno a uno sus lagos y deteniéndome para contemplar maravillado sus paisajes, fui caminando desde el punto más alto hasta volver a la ruta. Mi cámara no paraba de disparar fotos. Ya creía que le estaba sacando siempre a lo mismo, pero no. Cada lago y cascada era más linda que la anterior y todas merecían ser documentadas. Les dejo algunas acá para que vean uno de los parques nacionales más bonitos de todo Europa.

Entrada al Parque Nacional Plitvice, Croacia

Entrada al Parque Nacional Plitvice, Croacia


Parque Nacional Plitvice, Croacia

Parque Nacional Plitvice, Croacia


Parque Nacional Plitvice, Croacia

Parque Nacional Plitvice, Croacia


Parque Nacional Plitvice, Croacia

Parque Nacional Plitvice, Croacia


Parque Nacional Plitvice, Croacia

Parque Nacional Plitvice, Croacia


Parque Nacional Plitvice, Croacia

Parque Nacional Plitvice, Croacia


Parque Nacional Plitvice, Croacia

Parque Nacional Plitvice, Croacia


Parque Nacional Plitvice, Croacia

Parque Nacional Plitvice, Croacia


Parque Nacional Plitvice, Croacia

Parque Nacional Plitvice, Croacia


Parque Nacional Plitvice, Croacia

Parque Nacional Plitvice, Croacia

Volví a la ruta con mi intención de tomar un bus nocturno hacia la costa, que me dijeron que pasaba a las doce de la noche.
Sabía que los cronogramas del transporte croata no eran justamente muy respetados, pero ya era la una y media cuando comprendí que no pasaría y desistí.

Una vez más, busqué un lugar tranquilo en la orilla de un lago, con el ruido de una cascada interrumpiendo agradablemente el silencio de la noche, y desplegué mi bolsa de dormir.

Concilié el sueño tranquilo como siempre, con ese paraíso de fondo y tal como lo había hecho meses atrás en ocasiones como el cementerio irlandés o en los Acantilados de Moher.

¿Se acuerdan de la noche en el cementerio irlandés?

¿Se acuerdan de la noche en el cementerio irlandés?

Tomaría el bus por la mañana hacia la costa, pero eso ya será tema del próximo post en esta Odisea por el Mundo.

¡A dejar sus comentarios! ¡Saludos a todos!

 

26 comentarios para Los rompe-estadios de Croacia y el parque de las cien cascadas

  1. Walter Cassan escribió:

    Muy buenos posts, viajero!, Incansable viajero.
    Vas llegando a los confines de Europa… ¡Suerte por el Este!
    Abrazo y animo!
    W.

    • Ariel Cassan escribió:

      Muchas gracias tío!!!
      En realidad, sigo atrasado con los posts, pero ya llegué a los confines de Europa y los pasé. Estoy en Turquía ahora.
      Y me parece, me parece, que en noviembre andaré por Madrid de nuevo!! Ya lo hablaremos!
      Abrazo grande!!! Gracias por comentar!!

  2. gabriel escribió:

    bue..te dije que con el carnedista se curraba bien..muy bueno el paseo por croacia…pero sigue no?…abrazo y a seguri disfrutandolo…

  3. pablodeg escribió:

    holaa amigachooo!!! asi q paseando por Europa oriental jejej la primera foto muy chiva me hizo acordar cuando los de eurotrip llegaron a bratislava jajjajajaj, nose para q t pagaste un hostel gringo si con un nickel te abrias el tuyo propio juaaazzz un abrazo campeon y avisame por favor a q horas andas por skype 🙂

    • Ariel Cassan escribió:

      Panda querido!!!! Como va todo, papa??
      Asi es, ya en Europa del Este (según el blog, en realidad ya estoy en Turquía, pero sigo atrasado con los posts)!!
      Que momento épico el de Bratislava!! Zagreb parecía algo así cuando llegué, ya casi al anochecer!
      Y no se si con un niquel te abris tu hotel, pero los paises eslavos son muuucho más baratos que el resto de Europa!! Fui al cine, con pochoclos y bebida por 2 ó 3 euros! Imaginate! jeje
      Arreglamos para el skype, dale… te mando mensaje en estos días! Saludos!!

  4. Diego Buzza escribió:

    Querido!
    Estos dos parrafos profundizaron ya mi conocida envidia:

    “Me encanta la idea de que el azar decida mi camino y así, encontrarse una y otra vez ante situaciones inesperadas y nuevas anécdotas”

    “El guardia miró la credencial por un momento, mientras Johannes lo apuraba porque comenzaba el partido, credencial que luego con detenimiento yo vería que era totalmente trucha y fabricada caseramente.”

    Esa libertad para moverte, mas la caradurez del 2do parrafo son las cosas que te permiten este viaje increible..

    Cuando visitaste el estadio del Athletic, lo que menos te pusiste a pensar era q te los ibas a terminar cruzando en Croacia, en un partido perdido de la UEFA.. y despus terminar en el “Vip”..

    cuando dejaré de ser de los que planifican sus días y pagan las entradas :/

    abrazo nene!
    veremos que nos depara el Este..

    • Ariel Cassan escribió:

      Diego!!! Muchas gracias por el comentario…
      Lo del primero, lo comparto… viajar llevado por el viento es realmente una hermosa sensación de libertad dificil de experimentar de otra forma.
      Sobre lo segundo, bueno… Yo siempre tan ajustado a mi ética, y después irrumpo gratuitamente en los estadios, jeje. Así que no se si es para elogiar, pero es verdad que siendo caradura y animándose, se obtienen muchísimas cosas que callándose y teniendo vergüenza, las dejas pasar. Y no solo me refiero a conseguir cosas gratis, sino a todo tipo de cosas que “no se podían solucionar”, hasta que uno es un poco caradura e insiste, y al final si que se podía, aunque sea ganando por cansancio.

      ¡A dejarse perder y llevar un poco más entonces! jeje
      Un gran abrazo!!! Gracias por dar siempre el presente en el blog!!

  5. JANIRE escribió:

    Ey… athleeeeeetic! eup! jeje.. veo que mis clases de Euskera tubieron sus frutos, jeje.. me alegro mucho de toda la aventura..son la salsilla del viaje!! jeje..

    Que paisajes mas bonitos..me han dejado con la boca abierta..con las cosas que cuentas cada dia estoy un poquito mas cerca de tomarme “un año sabatico” jeje..besos!

    • Ariel Cassan escribió:

      Aurrera Athletic!! Claro que el “nivelón” de euskera que me diste, sirvió! Espero que no se me vaya perdiendo!
      Croacia es fantástico realmente. No tendrá el turismo que tiene el resto de Europa, pero no porque no lo merezca.

      ¿Año sabático? Mmm… mejor no digo nada!
      Beso grande!!!

  6. Graciela escribió:

    Ari,siempre esta bueno leer tus post, aprendemos muchas cosas… pero el idioma eslavo es complicadísimo! Los paisajes del parque Nacional de Croacia son preciosos! Cuando termines tu Odisea por el Mundo vas a tener qiue subir una encuesta a tus lectores de los top ten, los mejores paisajes que nos mostraste del mundo!!!Son para admirar y enamorarse… Besito gigante!!!

    • Ariel Cassan escribió:

      Una encuesta de lugares? jeje, por qué no?! Es buena idea!!
      Beso muy grande!!! Nos vemos en unos días!!! Pásenla lindo y disfruten muchísimo de ese fabuloso viaje!!!

  7. Mariano escribió:

    Ariel,
    Increíble la anécdota, el viaje y los lugares. Más aún (yo también simpatizo futbolísticamente por Bielsa), la foto con “El Loco”, ¡un maestro!
    Abrazo de gol (volvió a ser de gol :P)

    • Ariel Cassan escribió:

      Muchas gracias!! El “loco” me trataba a mi de “loco” por viajar por el mundo, ¿te parece? Jaja
      Abrazo de gol para vos también!!!

  8. Gabriel vinante escribió:

    EsLOVEnia es el unico pais que tiene la palabra “amor” en el medio. Increible haber entrado gratis, le da un sabor mucho mas rico, no? Hartas cataratas hermano! No me podes hacer un post con tantos estimulos!! Abrazo amigo

    • Ariel Cassan escribió:

      Jajaja Hay tantos estímulos en este mundo, que será muy difícil dejar de viajar cuando llegue ese momento! Ya lo sabrás vos, que también seguís sumando continentes a tu historial!
      Un gran abrazo, fenómeno!!!

  9. ALFREDO escribió:

    Muy entretenidos todos tus post y muy llevaderos , este en especial con la anecdota de los rompe- estadios y el encuentro c Bielsa, un gustazo y una frutilla para tu viaje.Excelente .
    La foto con los hinchas del Athletic Bilbao jaja , uno mas entre los hinchas barbudos .
    Muy pintorescas las imagenes de Ljubljana , un lugar que jamas uno pensaria en visitar ,ni siquiera lograr ubicar en un mapa.
    Gracias a tus post , dimos un vistazo, al igual que Zagreb
    Sabias que donde cuelgan zapatillas de cables , es para marcar puntos de venta de falopa ? por una de tus fotos.
    Que lindos los paisajes del parque nacional de Croacia , el Plitvice, hermosisimos Ariel ,que belleza, y que ganas de un chapuzon en esos lagos .
    De la mano de tus post, vamos conociendo taaantos lugares ! inpensados .
    Beso grande viajero , ya ves que me voy poniendo al dia con los post , pero no me pierdo ni uno .

    • Ariel Cassan escribió:

      Nuevamente gracias!!! Un paseo variado por todos esos lugares que nombraste, si si.
      Lo de las zapatillas en los cables es verdad que significa que en esa esquina suelen parar dealers, pero no sé si el significado es universal o sólo aplica en Argentina y países así. Ni idea. No estaría mal averiguar, jeje.

      Un gran abrazo!! Y gracias por intentar ponerte al día! Yo estoy haciendo lo mismo ahora con las respuestas!

  10. Juan Pablo escribió:

    Va a ser una tarea un tanto difícil ponerme al día, por el momento me están quedando 7 post más para leer, vamos a ver si llegamos…

    Que buena anécdota (sacando tu entrada fraudulenta al estadio!) surgió chabón!!! increíble que hayas podido conocer a semejante personaje!

    Como hincha del glorioso Newell’s old boys y acérrimo defensor de Bielsa y su estilo (o filosofía) de juego, este post es uno de los que más me gusto… Después del loco Bielsa sos mi ídolo jajaja

    Después de la foto con el loco las cataratas quedan en segundo lugar 😛 No obstante, increíble ese parque nacional, una foto mejor que otra!!

    Dejo el comentario acá, así me da tiempo para leer algún otro post jaja

    Abrazo grande!

    • Ariel Cassan escribió:

      Fenómeno!!! Cómo va?
      No hace falta que te pongas al día con nada, che! Pero muchas gracias!!
      Ahora viviendo en Bilbao y con el mal momento del Athletic, aún así sigo bancando al gran Loco Bielsa!! Y me alegra que vos, hincha de “niuls”, también lo sigas bancando! El loco se lo merece!!

      Jeje, abrazo grande JPPP!!! Saludos por allá!

      • Juan Pablo escribió:

        Se que no hace falta que me ponga al dia con los post, no es ninguna obligación, lo hago por gusto 😀 Si no leyera todos los post me perdería de muchas de estas anécdotas!! jeje

  11. Martin Coggiola escribió:

    Hola Ariel, que bueno encontrar estas anecdotas de viaje, estoy por viajar a la costa del Adriatico y me gustaría hacerte algunas preguntas.

  12. Martin Coggiola escribió:

    Hola che, gracias por responder, en realidad son varias preguntas ya que vamos a viajar con mi esposa desde Venecia hasta Atenas y no conocemos nada, ahora te tiro algunas y luego, si no es molestia para vos, te iré haciendo algunas otras, me gustaría saber cuanto cuesta el tren Venecia Liubjana, y cuanto cuesta ir hasta Zagrev ya que vamos a hacer ese itinerario y he visto que anduviere por ahí,también cuanto cuesta comer en esos lugares y donde es conveniente alojarnos, hay campings por ahí? Conviene ir con una carpa? Hay alojamientos en casas de familia? Que lugares me recomendas visitar? Conviene alquilar auto ? O es mejor el tren o el bus? Me conviene llevar efectivo en euros o tarjeta ? Hay visa en esos países necesito tramitar una visa antes de entrar?, bueno no quiero molestarse tanto, lo que puedas tirarme como dato, me sirve y mucho, no hace falta que me respondas todo, bueno estamos en contacto, desde ya un millón de gracias, abrazo desde Rosario Lili y Martin. Una cosita mas, somos músicos y vamos con un repertorio de tangos y folclore, has visto musicos en la calle o en los pubs etc? ahora si muchas gracias Lili y Martin. PD te escribi desde gmail pero me reboto,

    • Ariel C. escribió:

      Hola! Veo que sí que tienen muchas preguntas, pero eso es bueno, porque significa que están llenos de ilusión por el viaje! Algunas podré responder. Otras, como los precios, mejor que lo consulten en páginas como Wikitravel (en inglés), los foros de Lonely Planet, los de TripAdvisor, etc. Están mucho más actualizados de lo que yo pueda comentarles de cuando estuve por ahí hace 3 años.
      De Venecia a Grecia tienen 3 vías: la áerea (que supongo que descartan), la marítima (Venecia, Dubrovnik, Bari y Patrás/Corfú/Igoumenitsa) y la terrestre. Atravesar los países balcánicos es una muy buena experiencia, pero lleva algo de tiempo, ya que los horarios de transporte no son tan frecuentes como en el resto de Europa.
      Desde Venecia pueden cruzar a Eslovenia por Trieste o por Nova Gorica (yo cruce por aqui). A Ljubljana pasan buses cada pocas horas, pero también les recomiendo hacer una escapada a la zona de lagos del noroeste (Bled). De la capital a Zagreb lo mejor es el tren. Allí salen de la comunidad europea (Espacio Schengen). No necesitan visa para ningún país de los balcanes siendo argentinos, lo que supongo por tus “ché”. De hecho, casi no controlan en las fronteras, y si querés el pasaporte sellado, tenés que ocuparte vos mismo de ir a la garita que toque. De Zagreb al Parque Plitvice o a Pula hay buses. También desde esos a Zadar, Split o Dubrovnik. La región de Herzegovina (sur de Bosnia) tiene un par de sitios interesantes (ej: Mostar), y Sarajevo es recomendable como sitio histórico. La costa de Montenegro es preciosa (no así su capital). En cambio, Serbia no resulta tan interesante. Muchos les dirán que Albania es peligroso, pero nunca oí de ningún problema, y en cambio muchos admiran su costa y sus pueblos. Y bueno, en Grecia sobran lugares para visitar. Son países tranquilos para viajar, lejos del turismo masivo (excepto Dubrovnik o cualquier otro donde paren los cruceros), y carpa podrán hacer en cualquier sitio, pero también encontrarán hosteles respetables. En fin, hay mucho para comentar, pero les recomiendo que lean los foros de viajeros, decidan el recorrido que quieren dependiendo de los días que tengan, y a lo sumo después comentamos las dudas que falten. Un saludo y suerte!!

      • Ariel C. escribió:

        Por cierto, por lo de los tangos. He visto músicos en la calle en Croacia, en Zadar, Split y Dubrovnik. Sin lugar a duda, a mi me encantaría poder escuchar a Goyeneche o a Pugliese en alguno de esos barcitos croatas, así que ánimos y mucha suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *