Guía Práctica para visitar Atenas

 

 

Después de la gran aceptación de nuestra primera guía de viajes sobre cómo visitar Roma ¡sin volverse loco en el intento!, y aprovechando la reciente serie de posts sobre Grecia, les traemos nuestra segunda guía:

¡Una Guía Práctica para visitar Atenas!

 

Planear un viaje a una gran ciudad representa siempre un desafío, y lo que a priori tenían que ser unas vacaciones de paseo y descanso, se convierte en una carrera contra el tiempo (y el dinero); un maratónico intento de cubrir decenas de “must-see” (lugares que sí o sí hay que ver) a través de un mapa inentendible sin siquiera tener muy claro lo que representan.

Esta guía tendrá entonces un enfoque algo distinto a las típicas guías de viajes: el objetivo es pasarla bien, disfrutar lo que más nos interesa de la ciudad, y aunque no “completemos la checklist de chiquicientos lugares” que obligatoriamente hay que visitar, nos llevemos el mejor de los recuerdos de nuestros días de visita en Atenas.

Como siempre, pueden descargarla e imprimirla para llevarla con ustedes haciendo click: aquí.

Nota: Los precios, horarios y datos mencionados en la guía están actualizados al año 2015.

Atenas, una ciudad llena de historia

Atenas, una ciudad llena de historia

Atenas a vuelo de pájaro

Atenas es una ciudad muy grande, aunque no tanto como otras grandes capitales europeas (Londres, Roma, París, etc.) y tranquilamente se puede recorrer todo el centro a pie, sin necesidad de moverse en transporte público.
Los principales puntos de referencia en la ciudad son las áreas de Tisio, Plaka, Syntagma y Omonia, que forman un círculo en el centro de Atenas alrededor de la plaza Monastiraki.
Dentro de este círculo es donde se encuentran casi todos los sitios de interés más importantes.

Mira el siguiente mapa e intenta ubicar las 5 plazas. Resulta de gran relevancia para comenzar a ubicarte en esta ciudad desde un principio (Syntagma no se visualiza fácil, pero es donde está el National Garden. También mirá el mapa antiguo de la ciudad para compararlo con el actual)

Mapa del centro de Atenas

Mapa del centro de Atenas


Mapa clásico de Atenas

Mapa clásico de Atenas

Perfecto. Ahora ubiquémonos en sus alrededores.

Hacia el suroeste de Atenas se encuentra el puerto principal de la ciudad: El Pireo, que recibe y despacha la inmensa mayoría de los barcos que atraviesan el Egeo.
La urbe portuaria es prácticamente una extensión de Atenas, ya que no existe un punto visible donde termine una ciudad y comience la otra, sino que todo es parte de la gran metrópolis ateniense.

Hacia el sureste se extienden una serie de ciudades costeras, en las que destacan Glifada, Voula y Vouliagmeni. Pueden ser un buen destino para pasar un día libre, sobre todo si se va de camino al Templo de Poseidón en Cabo Sounion, que se encuentra al final de la mencionada línea costera, a 50kms del centro de Atenas.

Hacia el este se encuentran los otros dos principales receptores turísticos de la capital griega: el Aeropuerto Internacional Eleftherios Venizelos a unos 35kms y el Puerto de Rafina, a la misma distancia pero algo más al norte (y fuera de este mapa).
Finalmente hacia el oeste está la carretera que lleva a la península del Peloponeso (Corinto, Patrás, Olympia…), y hacia el norte la que lleva a las Ruinas de Delfos y el resto de la Grecia Continental (Attiki).

Mapa de Atenas y sus alrededores

Mapa de Atenas y sus alrededores

¿Cómo llegar?

A diferencia de casi todas las demás capitales mundiales, siendo Atenas una ciudad portuaria en uno de los países con más actividad turística marítima del mundo, es más probable que llegues en barco desde las Islas del Egeo que en otros medios como avión, tren o bus, pero aún así, presentaremos aquí todas las posibles entradas y la forma más barata y simple de llegar al centro de la ciudad.

Si llegasen por vía marítima, hay 3 puertos a los que podrían arribar (en orden de importancia): El Pireo, Rafina o Lavrio.

El Pireo es el puerto principal de Atenas, y desde él se puede llegar al centro en metro o bus a precios muy reducidos y a cualquier hora del día.
La línea verde del metro funciona de 5:30h a 00h, se toma en el mismo puerto y en unos 25 minutos te deja en Tisio, Monastiriki u Omonia, aunque también permite combinar con las líneas azul o roja.
Los buses a la ciudad se toman en Plaza Kotzia, en el centro de Pireo a unos 10 minutos caminando del puerto. El 049 lleva a Omonia y funciona cada 15-20 minutos de 6:30h a 22h, mientras que el 040 lleva a Syntagma y funciona las 24 horas.
Para ambas opciones se pueden comprar los billetes en el momento y sirve cualquier título válido (simple, de varios viajes, para varias personas).

Desde Rafina las opciones se limitan, y sólo hay un bus de la empresa KTEL que hace el trayecto hasta Pedion Areos en el centro de Atenas. El billete cuesta €2,40 y el viaje toma unos 70 minutos. Otra opción es tomar el bus al Aeropuerto por €3 y desde allí el metro, aunque extendiendo el tiempo de viaje.

Desde Lavrio, el puerto más pequeño y alejado, también hay un bus de KTEL hasta Pedion Areos que cuesta €4,90 y el viaje toma unas 2 horas.

Puerto de Rafina, a 30km de Atenas

Puerto de Rafina, a 30km de Atenas

El Aeropuerto Internacional Eleftherios Venizelos se ha inaugurado en 2001 durante los preparativos para los Juegos Olímpicos de verano del 2004, y aunque ahora está necesitando una remodelación, es uno de los aeropuertos más nuevos y mejor conectados a su ciudad de Europa.

El metro línea azul lleva a Plaza Syntagma y Monastiriki, con combinación con las otras 2 líneas. El precio es de €10 ida o €14 ida y vuelta si se utilizará la misma semana (hay descuentos para menores de 18 o mayores de 65). También existen billetes de varios viajes e incluso de varias personas (ver “¿cómo moverse en Atenas?”). La boca de metro está saliendo por la puerta #3, cruzando la calle y subiendo a una plataforma.

Los buses X93, X95 y X97 llevan a Kifissos, Pireo o Dafni respectivamente y a diferencia del metro, funcionan 24h y a un precio más barato: €6.
Particularmente y aunque el trayecto sea algo más largo, creo que es la mejor opción para ir de Atenas al aeropuerto.

Finalmente, también existe la posibilidad de ir en el tren suburbano desde la estación Larissis por €10, haciendo un cambio en la estación Ano Liossia.

Bus X95 en el Aeropuerto

Bus X95 en el Aeropuerto

Para cerrar la sección, también existe la posibilidad de llegar o irse de Atenas en tren o bus. A diferencia de los grandes países europeos, en Grecia el bus sigue siendo mucho más frecuente y confiable que el tren.

Los buses salen y llegan a dos estaciones principales en Atenas.
A Kifissos, la estación internacional, se llega con los buses azules desde Omonia o con el bux X93 desde el Aeropuerto. Se encuentra algo lejos hacia el oeste de la ciudad, y permite conectar con Tesalonika, Turquía, Bulgaria, Serbia, FYROM o Albania.
La segunda estación, Liossion, está algo más al norte. Se llega con el metro líneas roja o verde hasta Attiki, y luego desde allí un bus hasta Liossion. Sirve mayormente a ciudades cercanas de la prefectura de Sterea.

Por último, los trenes llegan a la Estación Principal de Atenas, cerca de la boca de metro Attiki. Sirve principalmente al Peloponeso y a la ciudades del norte de Grecia como Tesalonika.

 

¿Cómo moverse por Atenas?

El centro de Atenas es suficientemente pequeño para no justificar utilizar transporte público, sino que disfrutar la ciudad como se debe: ¡caminando!
La capital griega es un mar de sorpresas, con antiguas ruinas o tiendas de aspecto medieval en los rincones más insospechados, y caminando será la única forma de descubrirlos.

Sin embargo, los atenienses también confian en su escaso pero eficaz sistema de metro o en la amplia red de buses para transportarse por la ciudad.

La red de metro incluye 3 líneas: La verde desde Pireo a Kifissia (sur a norte), la roja de Anthoupoli a Agios Dimitrios (este a oeste) y la azul de Egaleo al Aeropuerto (oeste a noreste).
Funciona de 5.30h a 00h todos los días, excepto viernes y sábados que se extiende hasta las 2am.

Los buses también suelen ser diurnos, excepto por los pocos pero necesarios buses nocturnos de las líneas X14, 11, 040, 500, X92, X93, X95, X96 y X97, estos últimos 5 con destino al aeropuerto.

Para tanto el bus como el metro existe el billete integrado que permite combinar cualquier transporte por 70 minutos por el mismo precio. Para ello es fundamental validar el ticket en las máquinas validadoras antes de entrar al metro o al subir al bus, ya que si no está validado podrían multarte con hasta 60 veces el precio del pasaje.
El pasaje simple cuesta €1,40 (excepto al Aeropuerto) y el ilimitado por todo el día €4.

Mapa del metro de Atenas

Mapa del metro de Atenas

Alojamiento, ¿donde dormir?

Como toda gran ciudad europea, la oferta de alojamientos es realmente amplia y para todos los gustos.
Alojarse en el centro de la ciudad dará sin dudas facilidades para llegar rápidamente a los sitios de interés principales, mientras que alojarse algo más lejos te permitirá apreciar mejor la vida local ateniense y abaratará los costes.

Desde hoteles, hostales, CouchSurfing o pisos particulares en webs colaborativas, opciones hay muchas, así que a armarse de paciencia y comparar los mejores precios y opiniones en las páginas de búsqueda que prefieran (Booking, SkyScanner, Wimdu, AirBnb, etc.)

Como consejo particular únicamente, verán que encontrarán muchas ofertas alrededor de Plaza Omonia. Hace años, esta plaza tenía mala fama como lugar de reunión de gente borracha o drogada. Hoy en día el ambiente está mejor, pero sin duda sigue siendo un lugar poco recomendable para frecuentarlo por la noche.
Por tanto, si las opciones y el bolsillo te lo permiten, mejor evitar esta zona de la ciudad para alojarse.

¿Cuántos días de estadía son recomendables?

Atenas no es una ciudad demasiado grande, por lo que con tres días bastará para el visitante estándar que no necesita pasar horas contemplando cada estructura en cada complejo arqueológico.
Si sos de estos últimos, mejor calcula entre cuatro y cinco días.

¿Cómo organizar la visita?

Déjenme darles un consejo antes de empezar: resulta fundamental leer una guía como ésta antes de comenzar la visita.
Aunque no te interese demasiado la historia antigua, estás por ir a una ciudad cuyo interés turístico gira prácticamente al 100% en torno a su historia clásica, por lo que a menos que te hayas equivocado de destino, mejor aprovechar la visita con algo de conocimientos previos que te permitan disfrutarla un poco más.

Te aseguro que varios sitios y curiosidades que encontrarás allí te sorprenderán por más escéptico o escéptica que seas a tu interés por la riqueza histórica o artística de las ciudades europeas.

 

Para organizar una visita de dos o tres días, simplemente dividamos los sitios de intéres entre arqueológicos y no arqueológicos.

Por los primeros, si sólo estás interesado en visitar la Acrópolis, dedica un día por completo a esta ciudad sagrada y a sus laderas, ya que el ticket te permitirá entrar a todas zonas de la colina en la que se emplaza.
Si también te interesan las zonas arqueológicas en la ciudad, mejor comprar el ticket combinado de €30 que te da acceso a todos los sitios por 5 días, pudiendo así repartir las visitas en días distintos para no agobiarse con tanta información y tantas piedras.
Un punto aparte es el Museo Nacional de Arqueología, con piezas realmente relevantes de la historia griega, cuya ubicación al norte de Omonia bien podría considerarse viable para un tercer día en la ciudad.

Por la parte no arqueológica, todo el centro de la ciudad merece ser recorrido con tiempo y relajado, disfrutando de su ambiente neoclásico del s.XIX, sus barrios bohemios, sus zonas comerciales modernas y sus antiguos bazares.

La combinación ideal a mi entender sería:
Día 1) Plaza y bazares de Monastiriki, el Kerameikos, las Agoras antigua y romana, la Plaka, Syntagma, el Jardín Nacional, el Estado Panathenaico y el Templo del Zeus Olímpico.
Día 2) La Acrópolis y sus laderas, el Museo Nacional de Arqueología y el Monte Licabeto. Si sobra tiempo, visitar algunas joyas más desconocidas de Monastiriki o Plaka (incluso para hacer compras) que ya les contaré.
Día 3) Si Delfos u Olympia están demasiado lejos de las posibilidades del viaje (aún así, son muy recomendables), entonces una escapada al más cercano Cabo Sounion para visitar el Templo de Poseidón, o un día de playa en las Islas Sarónicas, ubicadas justo enfrente de Atenas, donde muchos locales pasan los fines de semana alejados del bullicio de la gran urbe.

Plaza de Monastiriki, con la Acrópolis de fondo

Plaza de Monastiriki, con la Acrópolis de fondo

Sitios Arqueológicos

La Acrópolis y sus laderas

No hace falta introducción para el ícono turístico de Grecia y con buen motivo: la Acrópolis representa la cuna de occidente, el símbolo de la democracia, de la cultura moderna, de la conexión entre lo terrenal y lo sagrado.

Se encuentra en el centro de Atenas, sobre una colina a 156 metros de altura, y literalmente significa “la ciudad alta“.
Las acrópolis (sí, no era la única en Grecia) se utilizaban como sitio defensivo y como sede de los principales templos de culto.

De los más de 20 edificios que llegó a tener, hoy en día sólo quedan 4 en pie y la ubicación de los restantes puede adivinarse únicamente por sus piedras sueltas.
Los 4 que han resistido los más de 2500 años de historia de la Acrópolis son:

  • Partenón: el templo más famoso de Grecia, aunque difícil de ver por completo ya que está en continúa restauración. Construido en el 447 aC como sitio de culto a la diosa protectora de la ciudad “Atenea”, sufrió mucho deterioro y vandalismo a través de los años, pero sobre todo cuando se utilizó como polvorín en la guerra turco-veneciana del s.XVII y recibió un cañonazo que destruyó una buena parte del templo. Desde entonces ha perdido mucho de su antiguo esplendor, sobre todo desde que sus renombrados mármoles de “Elgin” fueron extraídos y llevados a donde están expuestos actualmente: El Museo Británico de Londres.
  • Erecteión: Dedicado a los dos principales dioses de la región: Atenea y Poseidón-Erecteo. Destaca el “Portal de las Cariátidas” con sus 6 columnas en forma de mujeres drapeadas soportando el entablamento.
  • Templo de Atena Nike: Un pequeño templo de estilo jónico en la entrada a la Acrópolis.
  • Propilea: el majestuoso pórtico occidental de acceso a la Acrópolis, del 437 aC.

La entrada está abierta todos los días del año de 8am a 7pm (hasta las 3pm en domingos y festivos, o hasta el atardecer en invierno).
El precio de la entrada es de €20 incluyendo las laderas, o de €30 incluyendo otros 4 sitios arqueológicos de Atenas, aunque hay muchos descuentos, días gratis, etc. Mirar la página oficial.

Mi recomendación si se desean visitar todos los sitios arqueológicos de la ciudad, incluso para evitar colas, es comprar la entrada combinada en cualquiera de los otros lugares y luego llegar a la Acrópolis con la entrada ya comprada, agilizando así el ingreso. Aún así, las colas no serán tan excesivas como en otras grandes ciudades de Europa.

Además de los edificios de la Acrópolis, cualquiera de las 2 entradas permite también el acceso a:

  • Ladera sur: En esta ladera se encuentran el gran Odeón de Herodes Atticus (utilizado actualmente para conciertos de música clásica) y el Teatro de Dionisio donde se representaron las mejores obras de Sófocles, Euripides y Aristófanes en la antigüedad. Hay ruinas de otros antiguos edificios en la ladera, como los pórticos de la Estoa de Eumenes.
  • Ladera norte: A diferencia de la ladera norte, no presenta demasiado interés. Contiene algunas cuevas donde se rendía culto a ciertos dioses, algunas fuentes y pequeñas iglesias bizantinas. Merece sólo una visita breve.

Y por último, el Museo de la Acrópolis contiene muchos elementos encontrados en las excavaciones de la colina sagrada, y su reducido precio de €5 puede resultar interesante.
Se encuentra al final de la calle Dionisio que trascurre bajo la ladera sur, una calle muy bonita y animada, recomendable para pasear tanto de día como de noche.

El Partenón

El Partenón


La Odisea en Atenas

La Odisea en Atenas


El Partenón

El Partenón


El Partenón

El Partenón


Partenón de Atenas

Partenón de Atenas


Pórtico de las Cariátides, Erecteión

Pórtico de las Cariátides, Erecteión


Erecteión

Erecteión


Erecteión

Erecteión


Entrada Principal a la Acrópolis, bajo el Templo de Atenea Nike

Entrada Principal a la Acrópolis, bajo el Templo de Atenea Nike


Entrada principal a la Acrópolis

Entrada principal a la Acrópolis


Odeón de Herodes Ático, Acrópolis

Odeón de Herodes Ático, Acrópolis


Odeón de Herodes Ático, Acrópolis

Odeón de Herodes Ático, Acrópolis


Cuevas en la ladera norte de la Acrópolis

Cuevas en la ladera norte de la Acrópolis

La Agora Antigua

Era el centro de la actividad política, social y administrativa de la antigua Atenas. Su plaza central era lugar de reunión de los atenienses, quienes fueron los pioneros en institucionalizar el concepto de democracia (al menos, para los considerados “ciudadanos”).

Tras las épocas bizantinas y otomanas, la ciudad se expandió sobre la Ágora cubriéndola de construcciones más modernas. Cuando se creó el Reino de Grecia en 1834, el Ágora estaba literalmente enterrada y la Sociedad Arqueológica comenzó a planificar su excavación.
Hoy día es una amplia explanada en el centro ateniense con vestigios de antiguos edificios distribuidos por todo el lugar.
De los 20 edificios que supo tener, actualmente se destacan 2:

  • Templo de Hefesto: El “Hefestión” es uno de los templos griegos mejor conservados de todo el mundo clásico (quizás junto al de Bassae y a los de Sicilia y Paestum) y particularmente, nuestro preferido. Estaba dedicado a Hefesto, dios de la metalurgia, y a Atenea Ergané, diosa de la cerámica y artesanía. Esto explica porqué el autor clásico Pausanias comentaba que existían muchas tiendas de metales y artesanías en sus alrededores. El templo data del s.V antes de Cristo y su estado es realmente increíble.
  • Estoa de Átalo: Un pórtico del siglo II aC destruido casi en su totalidad y reconstruido según su plano original en el s.XX. Actúa a modo de museo de los elementos encontrados en la excavación.

El resto del complejo tiene poco para observar. Del “tholos” (edificio circular) sólo queda la base, al igual que del Metroon (Bouleterion antiguo).
En mi caso, también quería ver los restos de la “Stoa Pecile”, el edificio donde se juntaban a discutir los filósofos estoicos, con quienes comparto una buena parte de su esquema ideológico. Sin embargo, sólo quedan unas piedras irrespetuosamente arrejuntadas en un escueto triángulo entre las vías del tren y un muro exterior.

La entrada simple a la Ágora ateniense cuesta €8, pero también está incluida en el conveniente multi-ticket de €30.

Hefestión, en la Agora Antigua

Hefestión, en la Agora Antigua


Hefestión, en la Agora Antigua

Hefestión, en la Agora Antigua


Hefestión, en la Agora Antigua

Hefestión, en la Agora Antigua


Hefestión, en la Agora Antigua

Hefestión, en la Agora Antigua


Hefestión, en la Agora Antigua

Hefestión, en la Agora Antigua


Hefestión, en la Agora Antigua

Hefestión, en la Agora Antigua


Agora Antigua

Agora Antigua


Agora Antigua

Agora Antigua


Agora Antigua

Agora Antigua


Ubicación del Tholos (edificio circular) en Agora Antigua

Ubicación del Tholos (edificio circular) en Agora Antigua


Agora Antigua, con el Hefestión de fondo

Agora Antigua, con el Hefestión de fondo


Estoa de Átalo. Agora Antigua

Estoa de Átalo. Agora Antigua


Los restos de la Estoa Pecile, hogar de los filósofos "estoicos"

Los restos de la Estoa Pecile, hogar de los filósofos “estoicos”


Estoa de Átalo. Agora Antigua

Estoa de Átalo. Agora Antigua

La Agora Romana y la Biblioteca de Adriano

En la Atenas antigua existían dos plazas públicas vecinas. La griega ya mencionada y la establecida como foro tras la conquista romana, en el 19 aC.
Al construirse, el Ágora Antigua perdió su posición como centro político, en pos del nuevo foro. Sin embargo, algo similar sucedió con la nueva Ágora en el período bizantino, siendo cubierta por nuevos edificios modernos.

Se excavó en el s.XIX al igual que la otro Ágora, dejando al descubierto las siguientes estructuras principales:

  • Puerta de Atenea Arquegetis y Propileo Oriental: Las dos entradas a la plaza, occidental y oriental.
  • Torre de los Vientos: Un inmenso reloj público datado del s.II aC
  • Mezquita de Fethiye: Mezquita otomana muy posterior, construida en el año 1456.
  • Biblioteca de Adriano: Al noroeste de la plaza, fuera del Ágora, el resto más importante de la zona. Enviada a construir en el año 132 por el Emperador Adriano, conservaba su amplia colección de libros, además de servir como sala de lectura y de reuniones. Fue destruida parcialmente por los hérulos en el año 267.

La entrada simple a la Ágora romana cuesta €8 y a la Biblioteca de Adriano €4, pero también están ambas incluidas en el conveniente multi-ticket de €30.

Agora Romana

Agora Romana


Agora Romana

Agora Romana


Puerta de Atenea Arquegetis. Agora Romana

Puerta de Atenea Arquegetis. Agora Romana


Biblioteca de Adriano

Biblioteca de Adriano


Biblioteca de Adriano

Biblioteca de Adriano

El Kerameikos

Hacia el extremo occidental del barrio de Monastiriki se encuentra el Kerameikos, el antiguo cementerio ateniense.
Además de las estelas funerarias que se hallan dispersas por todo el complejo, alberga un museo con elementos encontrados muy llamativos, dada su gran antigüedad y su carácter realista, a diferencia de otras esculturas de divinidades algo más fantasiosas.

Adicionalmente, contiene el Dípilon, la puerta más grande y formal de Atenas. Aquí comenzaba el camino a la Academia de Platón y la Vía Panatenaica que conducía hasta la Acrópolis.

La entrada simple cuesta €8, pero también está incluida en el conveniente multi-ticket de €30.

Kerameikos, el antiguo cementerio ateniense

Kerameikos, el antiguo cementerio ateniense


Museo en el Kerameikos

Museo en el Kerameikos


El reducido río Eridano cruzando el Kerameikos

El reducido río Eridano cruzando el Kerameikos

El Templo de Zeus Olímpico y el Liceo de Aristóteles

Al sur de los Jardines Nacionales, más allá de la plaza Syntagma y el barrio de Plaka, se halla el Olympeion, otro predio ateniense que contiene el genial Templo de Zeus Olímpico.
Si bien no está conservado en su estructura completa, sus masivas columnas de 17 metros de alto (de las cuáles se mantienen 16 de las 104 originales) permiten apreciar lo que pudo haber sido antiguamente.

El Emperador Adriano dedicó el templo a Zeus (Júpiter para los romanos), levantando una estatua crisoelefantina gigante en la cella y otra de sí mismo cerca de la anterior.

Alrededor del área del enorme templo hay restos de otras estructuras urbanas, incluyendo baños romanos, varias residencias, una basílica del s.V y partes de la muralla de Atenas. Justo fuera del complejo también está emplazado el Arco de Adriano.

La entrada simple cuesta €6, pero también está incluida en el conveniente multi-ticket de €30.

Templo de Zeus Olímpico

Templo de Zeus Olímpico


Templo de Zeus Olímpico

Templo de Zeus Olímpico


Templo de Zeus Olímpico

Templo de Zeus Olímpico

Más allá de los Jardines Nacionales, en un espacio recientemente abierto al público, también se encontraba el Liceo de Aristóteles, fundado por el filósofo en el año 335 aC.

Se dice que el gran pensador daba clases por la mañana en la Gymnasia y hacía lecturas públicas de viejos manuscritos por la tarde. El mismísimo Alejandro Magno financió la construcción del Liceo y ayudó a la creación de un jardín botánico con plantas recolectadas en sus campañas militares.

El Estadio Panathinaiko

Detrás de los Jardines Nacionales, algo más al sur que el Liceo de Aristóteles, se encuentra en perfecto estado el Estadio Panathinaikó, el primer gran estadio del mundo moderno.
Era usado para competencias de atletismo en los juegos antiguos y fue restaurado y utilizado durante las Olimpiadas modernas de 1896 y del 2004.

Estadio Panathinaikó

Estadio Panathinaikó

La Linterna de Lisícrates

Al sur del barrio de Plaka, a medio camino entre el Arco de Adriano y el Teatro de Dionisio, se encuentra protegida por restaurantes y puestos de venta ambulante la Plaza Lisícrates.

Su camuflaje moderno disimula un monumento de 10m de altura del s.III aC, conocido como la “Linterna de Lisícrates”.
Si bien el monumento no es comparable a otros análogos encontrados por Atenas y otras ciudades griegas, su hallazgo en 1821 le otorgó una gran popularidad, ya que se trata de uno de los monumentos más antiguos que conmemorasen un premio ganado en un concurso artístico, en este caso, la liturgia.

Linterna de Lisícrates, en Plaka

Linterna de Lisícrates, en Plaka

El Monte Filopapos

Una de las colinas de Atenas, junto enfrente de la Acrópolis hacia el suroeste.
Mas allá de su agradable parque arbolado, ofrece unas vistas espectaculares de la ciudad, el Pireo y el Golfo Sarónico, además de contar con el antiguo Monumento a Filopapos, construido en el año 114 en honor a un príncipe armenio.

Por sus escasos 150m de altura, es una colina cómoda para subirla caminando a través del camino de acceso principal a la Acrópolis pero en sentido opuesto.

Colina Filopapos. Fuente: Wikipedia

Colina Filopapos. Fuente: Wikipedia

El Museo Nacional de Arqueología

Sin duda, el mejor museo arqueológico del mundo sobre la Grecia clásica, incluso por sobre el británico de Londres.

Recorre toda la historia helénica con una gran colección de esculturas, cerámica, bronces, terracotas, metales y fotografías.
Sus piezas más llamativas incluyen los frescos de Santorini, las esculturas de Augusto, Aristonaftes, Higía y Afrodita, el Jinete del Artemisión, el mecanismo de Anticitera, el busto del minotauro y la joya del museo: la máscara de oro de Agamenón.

El precio de la entrada es de €7 y está abierto todos los días de 8:30h a 15:00h, excepto los lunes que abre de 13:30h a 20h.
Para llegar, tomar el metro línea 1 hasta la estación Viktoria, y caminar 400m hacia el sur por la calle 28 de octubre (también se puede subir desde Plaza Omonia, pero de esta otra forma se evita esa zona).

Museo Arqueológico de Atenas. Fuente: Wikipedia

Museo Arqueológico de Atenas. Fuente: Wikipedia

La Academía de Platón y el Hippeios Colonus

Alejado del centro de Atenas por la Avenida Leof Athinon, rodeado de parques algo descampados, se encuentran dos iconos de la Grecia Clásica: La academia de Platón y el Hippeios Colonus.

La primera fue la sede de la Escuela de Filosofía fundada por Platón en el s.III aC, donde se enseñaba matemática, medicina, retórica y astronomía. Fue clausurada por el Emperador Justiniano en el 529 dC por ser un foco de “paganismo”. Es considerada habitualmente como el primer antecedente del concepto de Universidad.

Si bien varias guías de viajes comentan sobre este parque, mi recomendación es: ¡ni te molestes! No queda prácticamente nada para ver, y el lugar está básicamente abandonado a su suerte.

Lo mismo sucede con el Hippeios Colonus. Del otrora demo ático que contenía un Templo de Poseidón y un bosque consagrado a Eumenides, poco se mantiene en pie y es sólo un agradable parque que no justifica el traslado.

Restos de la Academia de Platón

Restos de la Academia de Platón

 

Sitios no arqueológicos

Monastiriki y sus bazares

Monastiriki es una plaza a medio camino entre los barrios de Plaka, Tisio y la principal calle comercial del centro: Ermou.
La plaza misma resulta ser un centro neurálgico de Atenas, rodeada de mucha oferta comercial y hotelera. Lleva el nombre de una iglesia bizantina que se encuentra justamente dentro de la misma plaza.

Hacia el oeste, por calles como Ifestou o Adrianou, se extiende un bazar de ambiente bohemio, muy popular entre turistas, repleto de antigüedades, enseres de cocina, souvenirs, artesanías, artículos de cultura rock y punk, ropa funky, etc.

En la calle de Adrianou, con vistas a la Agora Antigua, hay varios restaurantes económicos en los que se puede comer bien, y a precios más asequibles que en otras zonas como Plaka o la Acrópolis.

Y he aquí uno de los secretos mejor guardados de Atenas y que no podrás evitar visitar.
¿Me creerías si te digo que un renombrado poeta, con obras traducidas a múltiples idiomas y con su obra cumbre en la currícula de muchas universidades, se gana la vida confeccionando manualmente y vendiendo las clásicas sandalias griegas en un pequeño y escondido negocio en el número 2 de la calle Agios Teklas, en el barrio de Monastiriki?

Stavros Melissinos “El Poeta” nació en 1929, así que por su edad ya es difícil verlo a él en el negocio, pero sí que lo visita frecuentemente y supervisa el trabajo de su hijo, que continúa con la “empresa” familiar. Confeccionó sandalias para celebridades como John Lennon, Paul McCartney, Sophia Loren, Barbara Streisand, Jackie Kennedy, Anthony Quinn o Gary Cooper, entre otros, y aunque lleva publicadas 10 obras de poesía de gran recibimiento, su obra “Rubayat” lo consagró como poeta internacional.

Al visitar el local, puedes elegir tu modelo de sandalias de un cartel que hace las de catálogo, y en media hora las tendrás hechas a medida por un poeta internacional (o su hijo) por unos 25€. Si quieres ir preparaando la visita, puedes ver su página aquí.

Plaza de Monastiriki, con la Acrópolis de fondo

Plaza de Monastiriki, con la Acrópolis de fondo


Melissinos, el

Melissinos, el “poeta”


Melissinos, el

Melissinos, el “poeta”

Plaka y su ambiente neoclásico

Uno de los barrios siempre recomendados en la capital, Plaka, con su ambiente de casitas neoclásicas y calles peatonales empedradas (y con muchas escaleras!) envuelve a los turistas en una especie de película de mitad de siglo XX.

Por su “buena vibra”, es un barrio excelente para dar paseos, sentarse a comer algo en uno de sus múltiples restaurantes o muy recomendable: disfrutarlo relajadamente tomando un típico café helado griego, del que ya he hablado en otros de nuestros posts anteriores sobre Grecia.

Bares y restaurantes en el barrio de Plaka

Bares y restaurantes en el barrio de Plaka

Syntagma y el Palacio Real

Desde Monastiriki hacia el Palacio Real discurre la calle Ermou a través del barrio de Syntagma, principal arteria del centro de Atenas y corazón de la zona comercial, con todas las marcas típicas de compras.

También se encuentran en este barrio la pequeña y antiquísima iglesia ortodoxa de Panagia Kapnikarea (en una isleta de la calle Ermou) y la Catedral Metropolitana de Atenas.

En el otro extremo de la calle y tras cruzar la plaza Syntagma, se encuentra el Palacio Real, otrora residencia de los Reyes de Grecia, pero hogar del Parlamento Griego desde 1935 (el régimen monárquico continuó, entre etapas democráticas y militares, hasta 1974).

La puerta del Palacio Real y el monumento al Soldado Desconocido, están custodiados por los Evzones, la guardia real ateniense. Los domingos a las 11h se realiza el cambio de guardia, evento que atrae a muchos visitantes por los extraños y exagerados movimientos que realizan los Evzones, algo que se incrementa incluso más por la imagen que ofrece su llamativo uniforme.

Palacio Real en Plaza Syntagma, hoy casa del Parlamento Griego

Palacio Real en Plaza Syntagma, hoy casa del Parlamento Griego


Cambio de Guardia en el Palacio Real

Cambio de Guardia en el Palacio Real

Psiri y Metaxourgeio

Se trata de los dos barrios “de moda” de Atenas, al norte del centro. Barrios antiguamente abandonados o de carácter fuertemente industrial, hoy son el epicentro del arte urbano, los locales de tendencia, bares y restaurantes a precios económicos y con ambiente moderno.

Si buscas lugares de referencia para comenzar la visita, apunta Plaza Iroon en Psirri y Plaza Avdi en Metaxourgeio.

Plaza Iroon en Psirí, Atenas

Plaza Iroon en Psirí, Atenas

La Universidad, la Academia y la Biblioteca Nacional

Al norte de Plaza Syntagma, siguiendo la avenida Panepistimiou unos 300 metros, se hallan 3 edificios destacados y muy relacionados.

Primero encontrarás la Academia de Atenas, el edificio moderno que aloja la ya mencionada Academia de Platón. Es el centro de investigación más importante del país y es la institución que rige todas las grandes ciencias.

Luego, el edificio sede de la Universidad de Atenas, principal casa de altos estudios de Grecia.

Y finalmente, la Biblioteca Nacional, un recinto de acceso envidiable (nosotros no pudimos, ya que es sólo para miembros) con 4500 manuscritos griegos antiguos por los cuáles pagaría sólo por ver.

Academia moderna de Atenas

Academia moderna de Atenas


Universidad y Biblioteca Nacional de Atenas

Universidad y Biblioteca Nacional de Atenas[/captio

La Galería Nacional de Arte

Para los amantes del arte contemporáneo, en la Galería Nacional de Arte de Atenas pueden encontrar el mejor compendio de obras modernas de autores helénicos. Sin embargo, las 3 obras principales de la galería no son de pintores actuales sino de Domenikos Theotokopoulos, más conocido como “El Greco”, ese famoso artista renacentista español que tal como su apodo lo decía, era originario de Creta.

La Galería se encuentra unos 500 metros más allá de Plaza Syntagma por la Avenida Leof. Vasilissis Sofias, y su entrada cuesta €6,50.

[caption width="600" align="aligncenter"]Galería Nacional de Arte, Atenas Galería Nacional de Arte, Atenas

El Monte Licabeto

Y para cerrar la guía de viajes de Atenas, habiendo ya visitado (aunque sea virtualmente) toda la ciudad, que mejor que subir al punto más alto de la ciudad, el Monte Licabeto (278m) para contemplar unas geniales vistas de Atenas que incluyan (por supuesto) la Acrópolis, Syntagma, Plaka, Monastiriki, el Filopapos, y si el clima ayuda, también el Pireo y el Golfo Sarónico.

Se puede subir caminando (es mucho trayecto!), en auto, o en funicular (€7), recomendando bajar caminando para disfrutar mejor las múltiples postales de Atenas que se obtienen por el camino. En la cima hay un bar para quienes quieran aprovechar la subida para comer o tomar algo.

Sin embargo, a no desanimarse si €7 parecen mucho. Si bien las vistas son buenas, la altura y distancia me hacen preferir y recomendar sólo subir al Monte Filopapos, desde el cuál las vistas de la Acrópolis serán más cercanas.

Vista de Atenas desde el Monte Licabeto

Vista de Atenas desde el Monte Licabeto

Y aquí llega el final de esta Guía Práctica para visitar Atenas.
¡Si están por ir, qué disfruten la ciudad! Y si saben de algún lugar que no haya mencionado y merezca la pena, o alguna otra recomendación, dejen un comentario y lo agregaré para que convertirla entre todos en una de las mejores guías de referencias de la ciudad en español.

¡Saludos a todos!

 

3 comentarios para Guía Práctica para visitar Atenas

  1. Rocio Vilca escribió:

    Hola Ariel, muchisimas gracias x la guia y por tu post..pronto estaré en Atena y me servirá de mucho. Que sigas cumpliendo tus sueños y tu hermosa odisea por el mundo.

  2. gaby escribió:

    sos un genio, una guia completisima y mejor redactada que una lonely planet..abrazo

  3. Liliana escribió:

    Me estoy copiando tooodo a mano!!! Ya recorrí Roma, ahora Atenas… Impecable tus relatos y guías, no me voy a perder nunca. Gracias por tu generosidad!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *